18 de October del 2017

Halloween

¿Ya estás preparado para la noche más terrorífica y dark del año? Si te gusta Halloween, continua leyendo 
 

Aprendamos un poco sobre su origen

 

Casi todos creemos que esta celebración viene directamente de Estados Unidos, pero sus orígenes son europeos, y más concretamente de la cultura celta que abarcaba las islas británicas, Escandinavia y Europa occidental. Los  sacerdotes druidas hace más de 2000 años en la noche de Samahain celebraban que los espíritus volvían a la tierra para buscar a los vivos. Da miedito, ¿no?

La gente asustada, dejaba las casas a oscuras y apagaba el fuego para pasar desapercibida e impedir que los espíritus se acercasen y los poseyeran.  

El nombre viene del anglosajón “All hallows Eve con el que se despedía al verano y el fin de las cosechas. Con el tiempo pasó a llamarse como la conocemos actualmente: Halloween. 

La  fiesta del 31 de Octubre que ahora celebramos, como veis, dista mucho de sus orígenes, y aunque predomine lo pagano, aún tiene relación estrecha con la muerte.

En esta noche especial llena de calabazas y disfraces, el maquillaje es esencial y el resultado debe estar conseguido para que funcione.

Lo que necesitas para conseguir un maquillaje logrado

 

Independientemente del disfraz que elijas, ya sea un personaje de Juego de Tronos, Freddy Krueger, Eduardo manos tijeras o un clásico del comic con dos caras, necesitarás un poco de maña e imaginación para  conseguir dar un buen susto y no pasar desapercibido.

 

Para ello necesitarás en primer lugar preparar tu piel y limpiarla e hidratarla convenientemente. Después será necesario aplicar un buen fondo de maquillaje más claro que el tono de tu piel para llegar a tener un tono pálido y demacrado, y contornear los ojos con sombras oscuras aplicadas con pincel con el fin de conseguir ese toque ahumado y tétrico que tanto da el pego.  

También necesitarás polvos de color blanco, brochas de maquillaje de varios tamaños,  labiales berenjena, rojo o ciruela, y eyeliner negro y blanco.

Si  quieres algo muy especial, las técnicas de Body painting o el uso del  aerógrafo son perfectas con resultados magníficos y artísticos. 

Siempre debes tener en cuenta el tipo de disfraz, para que éste concuerde con el maquillaje.

 

Una vez  hayas aplicado el maquillaje, no permitas que se derrita con la ajetreada noche de vampiros y brujas, por lo que estará bien sellarlo con polvos traslúcidos o un spray fijador y estarás listo/a para preguntar: ¿Truco o trato?